• Selma Moncada

Soulfull Travel - Boquete, Chiriquí

En el 2018 ya Mauricio, en aquel entonces mi novio, y yo teníamos un año y medio viviendo en Panamá, habíamos visitado Pedasí, Playa Venao, Barro Colorado, Contadora, en ocasiones separadas Taboga. Para fiestas patrias (en Panamá hay muchos feriados en noviembre) queríamos conocer un lugar nuevo y yo quería ir a un lugar frío, de ahí salió la idea de Boquete, Chiriquí.


Know your target

El viaje era para hacerse los primeros días de noviembre, y en agosto fue que comencé el proceso de investigación. Investigué el clima, qué hacer allá, lugares para explorar, sitios donde comer, la mejor forma de llegar, etc. Como este viaje era compartido con Mauricio, es importante tomar en cuenta que él es economista, por ende, tenía que además de presentar todos los aspectos cualitativos del viaje, también tenía que hacer un buen cálculo cuantitativo ($$) para que sea aprobado.


En este viaje van a ver que hay algunos costos que no salen contemplado, esto fue porque fueron cubiertos 100% por Mauricio y no recuerdo cuánto fue al final.


Itinerario

Cuando hice este viaje, hacía los itinerarios en Numbers, un programa de Apple que viene con un template justo para viajes. Lo que hice con este template fue ajustarlo a mis necesidades, revisando mis archivos, al parecer para esto no hice un presupuesto per se, pero si le puedo compartir algunos de los costos.


Para mí lo que yo más quería hacer era el tour de los puentes colgantes, así que para mi ese fue el “must” del viaje. Claro, nos recomendaron que no podía faltar ir al restaurante del Panamonte y por lo menos a una finca de café.



En este viaje, el hotel fue clave

Por lo regular yo misma soy que hago todos los itinerarios y eso, pero el hotel en que nos quedamos nos ofrecía reservar todos los tours que quisiéramos. El hotel que nos quedamos fue el Boquete Garden Inn. Lo reservamos a través de Booking.com y para nosotros fue demasiado buena la experiencia, además de ser un hotel súper lindo, estaba a muy buen precio, al final fuimos del 3 al 5 de noviembre y terminamos pagando unos US$279 por los dos, incluyendo el desayuno.


Al final las experiencias son las que cuentan y el hotel ofrecía detalles que no había visto en otro: a las 6pm tenían un happy hour de una hora en su bar con una chimenea, para el día del tour de los puentes colgantes, nos prepararon un lunch box con manzana, granola, banana y hasta un juguito, porque nos íbamos tempranito antes de que estuviera el desayuno.



El cherry on top

Boquete me encantó sin duda alguna, el pueblo, las experiencias que ofrece, el clima, todo, pero lo que hizo este viaje tan inolvidable es que, después de un rico almuerzo (jartura en buen dominicano) Mauricio me pidió matrimonio y claro que le dije que si.


Fue la pedida de mano perfecta, él y yo, solos. El tenía preparado su discurso y me lo dijo desde el corazón. Contándoles un poco, él me preguntó: ¿cuándo sabías que íbamos a terminar juntos? En realidad, no recuerdo lo que le contesté, pero el luego me dijo: desde hace mucho yo sabía que íbamos a terminar juntos, desde antes de mudarnos a Panamá y vamos a seguir juntos. En ese momento sacó el anillo, lo tenía agarrado entre sus dedos índice y pulgar, me preguntó si me quería casar con el, claro que le dije que sí. El todavía tenía el anillo agarrado. Y yo, siendo todo una pitta, lo cogí y me lo puse.


Nota importante: yo no había caído en cuenta de ese momento de intensidad hasta momentos después que Mauricio me comentó que yo le quité el anillo de las manos y me lo puse. Pero ese es una de las cosas por las que el me ama.



And then we celebrate

Después de que llamamos a nuestras familias para darle la noticia, nos quedamos mirándonos porque no sabíamos que hacer hasta que Mauricio preguntó: ¿qué sigue en el itinerario? Era ir a beber cerveza al Boquete Brewing Company, eso fue exactamente lo que hicimos.


En la noche después fuimos a cenar a una pizzería, que ahora no recuerdo el nombre y al otro día continuamos con el itinerario, que era ir a ver un mariposiario, ir honey tasting, parada en Fresas Mary y regresarnos a David para tomar el vuelo a Panamá.


No se si fue por el friito, por el compromiso o por todas las experiencias que vivimos, pero Boquete, hasta el momento, es mi lugar favorito en Panamá y les recomiendo que se den un viaje por allá, aunque sea por unos pocos días, les aseguro que vale la pena.


En los comentarios abajo nos puedes dejar cualquier pregunta y con muchísimo gusto te voy a contestar.


Namaste!


Selma




20 vistas

© 2019 por Soulfull Vibes. Proudly created with Wix.com

Contacto:

selma@soulfullvibes.com

Fotografía:

Hello Stranger Media

Logo:

Carolina Hernandez - Wiri Woods

Diseño website:

Sager de Peña

Suscríbete a nuestro newsletter